TIERRA CRUDA (Raw Land)

DOCUMENTALES

Para poder titularse como arquitecto, Sebastián (27) se instaló durante un año en el pueblo de su abuela en el Valle Central de Chile a construir su proyecto de título. La obra que ha de levantar con sus manos, es un horno de barro de 4 metros de alto que será el oratorio para la Virgen del lugar que deambula de casa en casa. Un pueblo olvidado por la modernidad a 10 kilómetros de la carretera, acorralado por pinos, 30 mil hectáreas de olivos y la sequía. A pesar de ello los 43 adultos, una niña y 164 corderos que allí viven, mantienen sus costumbres. Antonia (7), la única alumna de su escuela, asiste todos los días a las clases de Don Jorge (72), el único profesor que le imparte todas las materias. Por la tarde las mujeres hacen pan, los hombres carbón y se reza el rosario.

TIERRA CRUDA es la historia de una construcción que pone en duda cuál es el rol de la educación y del arquitecto en la sociedad actual. Es también el relato del mundo rural abandonado, con sus saberes ancestrales, en donde se sigue trabajando la tierra y cuidando los animales como hace siglos.